Artroscopia de rodilla
Es la cirugía que se hace para verificar si hay problemas y que utiliza una pequeña cámara para observar el interior de la rodilla. También se pueden introducir otros instrumentos médicos para reparar la rodilla.

La artroscopia de la rodilla es una de las técnicas quirúrgicas empleadas con mayor frecuencia en la cirugía ortopédica.

La mayor ventaja de ese procedimiento es la dramática reducción en el tiempo para retornar al trabajo y las actividades habituales. El abordaje por una mínima incisión evita la disminución del rango de flexo-exensión, mientras que las incisiones más amplias, como ocurre en la artrotomía, pueden empeorar la función del cuádriceps y demorar el restablecimiento de la función de la rodilla.


Descripción

Se pueden usar tres tipos diferentes de anestesia (manejo del dolor) para la cirugía de artroscopia de rodilla:

• La rodilla se puede insensibilizar con anestésicos y a usted le pueden dar medicamentos que lo relajen. Usted permanecerá despierto.

• Anestesia raquídea, también llamada anestesia regional. El anestésico se inyecta dentro de un espacio en la columna vertebral. Usted estará despierto pero no podrá sentir nada de la cintura para abajo.

• Anestesia general. Usted estará inconsciente y no podrá sentir dolor.

Se puede usar un dispositivo similar a un manguito que se infla alrededor del muslo para ayudar a controlar el sangrando durante la artroscopia de rodilla.


El cirujano hará 2 ó 3 incisiones (cortes) pequeñas alrededor de la rodilla y se bombeará agua salada (solución salina) en su interior para abrir espacio.


Se introducirá un tubo estrecho con una cámara diminuta en el extremo a través de una de las incisiones. La cámara se fija a un monitor de video en el quirófano. El cirujano observa el monitor para ver dentro de la rodilla. En algunos quirófanos, el paciente también puede observar la cirugía en el monitor, si quiere.

El cirujano observará la rodilla para ver si hay problemas y puede poner otros instrumentos médicos en su interior a través de las otras pequeñas incisiones. Luego, reparará o eliminará el problema en la rodilla.

Al final de la cirugía, se evacuará la solución salina de la rodilla. El cirujano cerrará las incisiones con suturas (puntos de sutura) y las cubrirá con un apósito. Muchos cirujanos toman fotos del procedimiento desde el monitor de video de manera que después usted pueda ver lo que se encontró y lo que se hizo.


Por qué se realiza el procedimiento

La artroscopia se puede recomendar para estos problemas de rodilla:

• Un menisco roto. El menisco es el cartílago que protege el espacio entre los huesos en la rodilla. La cirugía se hace para repararlo o extirparlo.

• Un ligamento cruzado anterior (LCA) o ligamento cruzado posterior (LCP) dañados o rotos.

• Inflamación o daño del revestimiento de la articulación, denominado membrana sinovial.

• Desalineación de la rótula que la saca de posición.

• Pedazos pequeños de cartílago roto en la articulación de la rodilla.

• Extirpación del quiste de Baker, una hinchazón por detrás de la rodilla que se llena de líquido. Algunas veces, esto ocurre cuando hay inflamación (sensibilidad y dolor) por otras causas, como la artritis.

• Algunas fracturas de los huesos de la rodilla.

Riesgos
Los riesgos de cualquier anestesia son:
• Reacciones alérgicas a medicamentos
• Problemas respiratorios
Los riesgos de cualquier cirugía son:
• Sangrado
• Infección

Los riesgos adicionales de esta cirugía pueden ser:
• Sangrado dentro de la articulación de la rodilla
• Daño al cartílago, los meniscos o los ligamentos en la rodilla
• Coágulo de sangre en la pierna
• Lesión a un vaso sanguíneo o a un nervio
• Infección en la articulación de la rodilla
• Rigidez de la rodilla

Antes del procedimiento
Coméntele siempre al médico o a la enfermera qué fármacos está tomando, incluso medicamentos, suplementos o hierbas que haya comprado sin una receta.

Durante las dos semanas antes de la cirugía:
• Le pueden solicitar que deje de tomar fármacos que dificultan la coagulación de la sangre. Ellos abarcan ácido acetilsalicílico (aspirin), ibuprofeno (Advil y Motrin), naproxeno (como Aleve y Naprosyn) y otros fármacos.
• Pregúntele al médico qué fármacos debe tomar aun el día de la cirugía.
• Coméntele al médico si usted ha estado bebiendo mucho alcohol, más de 1 ó 2 tragos al día.
• Si fuma, trate de dejar el hábito. Pídale ayuda al médico. El hecho de fumar puede retardar la consolidación de huesos y cicatrización de heridas.
• Siempre hágale saber al médico si tiene un resfriado, gripe, fiebre, brote de herpes o cualquiera otra enfermedad que usted pueda tener antes de la cirugía.

En el día de la cirugía:
• Se le solicitará no beber ni comer nada durante 6 a 12 horas antes del procedimiento.
• Tome los fármacos que el médico le recomendó con un pequeño sorbo de agua.
• El médico o la enfermera le dirán a qué hora debe llegar al hospital.
Después del procedimiento
Después de la cirugía, usted llevará un vendaje puesto en la rodilla sobre el apósito de la incisión. La mayoría de las personas se va para la casa el mismo día de la cirugía. El médico le dará un programa de ejercicios a seguir.

Los requisitos para una correcta recuperación de la rodilla luego de una artroscopia, incluyen una adecuada motivación y cooperación del paciente, así como un programa de fisioterapia flexible e individualizada.

 

CUIDADOS POSTOPERATORIOS DE LA ARTROSCOPIA DE RODILLA

El reposo y los ejercicios isométricos del cuádriceps deben iniciarse en las primeras horas del postoperatorio, invitando al paciente a elevar su pierna recta, acostado de espaldas en la cama unos 15 ó 20 cms durante 10 segundos aproximadamente, con un tiempo de reposo similar. Se realizan 30 repeticiones 3 ó 4 veces al día. Cuando se dificulta la contracción del músculo puede solicitarse al paciente colocado en decúbito supino, que empuje con sus pies y piernas extendidas un tope.


La inflamación puede controlarse con la aplicación de hielo durante las primeras 72 horas. En nuestra práctica habitual no inmovilizamos con yeso a nuestros pacientes y los estimulamos a sentarse en el borde de la cama, lo que conseguirá al cabo de algunos días óptimos ángulos de flexión.

La marcha con bastón tipo canadiense, es posible pasadas las 24 horas en la mayoría de los casos, el mismo se colocará del lado contralateral a la rodilla operada durante los 7 primeros días. En sus primeras semanas después de haber controlado los signos inflamatorios y conseguido un tono muscular apropiado, indicamos los ejercicios apropiados, indicamos los ejercicios isotónicos con peso, regularmente entre los 21 y 30 días. Para ello usamos una bolsa llena de arena (entre 3 a 5 libras de peso) sujeta el tobillo, aumentando una libra de peso progresivamente por semana, según se tolere. Aunque algunos enfermos resisten grandes pesos en relación a su preparación física, por
regla, no admitimos pesos superiores a 10 libras en individuos no entrenados, evitando así un síndrome de sobreuso articular. Este ejercicio puede realizarse en el borde de una silla, con unas treinta repeticiones 3 ó 4 veces al día. En aquellos casos en que se quiera evitar movimientos en la articulación patelo-femoral se preferirá el decúbito supino. Este tratamiento se mantendrá hasta la completa rehabilitación del paciente. En los pacientes con debilidad del cuádriceps, Perry y col1 sugieren que el esfuerzo se dirija además a los músculos flexores del muslo y extensores de la cadera, por su papel en la estabilidad de la rodilla, no apreciado debidamente en la clínica.
La incorporación a las actividades habituales y al deporte debe individualizarse según el grado de actividad del paciente y el estado del aparato muscular. Nosotros preferimos mantener al paciente por lo menos 1 mes en casa, salvo casos especiales. El deporte no se permite hasta que no desaparezca el derrame articular y no hayan síntomas.


Pronóstico

El hecho de tener o no una recuperación completa después de una artroscopia de rodilla, depende del tipo de problema que se le trató.

Problemas como un menisco roto, un cartílago roto, un quiste de Baker y problemas con la membrana sinovial por lo regular se reparan fácilmente y muchos pacientes permanecen activos después de estas cirugías.

La recuperación de procedimientos simples normalmente es rápida. Usted posiblemente necesite usar muletas durante algún tiempo para no poner peso sobre la rodilla y controlar el dolor. Esto dependerá de qué tipo de cirugía le practicaron. El médico también le puede prescribir analgésicos.

Recuperarse de procedimientos más complicados tardará más tiempo. Cuando se repara o se reconstruye cualquier cosa en su rodilla, usted tal vez no pueda caminar sin muletas o una abrazadera para la rodilla durante varias semanas. La recuperación completa puede tardar de varios meses hasta un año.

Si usted también tiene artritis en la rodilla, todavía tendrá síntomas de esta enfermedad después de la cirugía para reparar otro daño en la rodilla.



Nombres alternativos

Artroscopia de rodilla: liberación artroscópica del retináculo lateral; Sinovectomía de rodilla; Desbridamiento rotuliano; Reparación de meniscos; Liberación lateral; Cirugía de rodilla.

Dr. J. Octavio Navarro Grano
Cirujano Ortopedista